Albóndigas en salsa

Cómo hacer albóndigas en salsa

Albóndigas de verduras

Albóndigas de verduras

Cualquier época del año es buena para cuidarse y comer saludablemente, y estas albóndigas de espinacas y berenjenas son el plato perfecto para empezar a hacerlo. Creo que es una buena combinación de verduras, con nueces, queso ricotta, cebolla y ajo.   Se preparan fácilmente, sólo hay que seguir unos sencillos pasos. En primer lugar, hay que asar la berenjena para que elimine todo su amargor y quede tierna. Después se tritura para que quede fina en trozos pequeños, y poder formar las bolas más tarde.

La berenjena se mezcla a continuación con algunos ingredientes más, como queso ricotta, espinaca, nueces molidas y pan rallado.

Aunque la mezcla está bastante blanda, se puede hacer una bola con ella. Si resulta imposible, se puede agregar un poco de harina (alrededor de 1 cucharada) para que llegue al punto adecuado. Pero no hay que pasarse, pues se quedará seco una vez horneado.

Te recomiendo que utilices una cuchara de helado para ayudarte a formar las bolas, hace el proceso mucho más fácil y las albóndigas quedarán todas del mismo tamaño.

Ingredientes para hacer 24 albóndigas:

  • 625 gr de berenjenas, cortadas en trozos pequeños
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 dientes de ajo picados
  • 1/2 taza de nueces crudas
  • 65 gr de pan rallado
  • 30 gr de harina
  • 3 cucharadas de cebolla picada
  • 1/2 cucharadita de perejil seco
  • 1/4 cucharadita de orégano seco
  • 1/4 cucharadita de albahaca seca
  • 1/2 taza de queso ricotta, bien escurrido
  • 300 gr de espinacas picadas congeladas, descongeladas y secas
  • 1 huevo L, ligeramente batido
  • Salsa marinara para servir

Instrucciones para hacer la receta:

Precalentar el horno a 200 ºC y forrar una bandeja para horno con papel vegetal.

Poner la berenjena cortada sobre la bandeja, rociarla con el aceite de oliva y espolvorearla con la sal y los ajos picados. Mezclar y extender la berenjena en una capa uniforme.

Introducir en el horno durante unos 15 a 20 minutos, removiéndolo a mitad de cocción. Cuando esté tierna, retirarla del horno y reservarla hasta que enfríe ligeramente.

Bajar la temperatura del horno a 180 ºC, y mientras tanto, picar las nueces en una picadora hasta que estén molidas, pero no no haya formado una pasta.

Mezclar con el pan rallado, la harina, la cebolla, el perejil, el orégano, la albahaca, la ricotta y las espinacas. Añadir la berenjena asada a la picadora y triturarla, dejando que queden trozos pequeños para darle algo de textura.

Mezclar la berenjena con el resto de ingredientes hasta tener una masa homogénea. Añadir sal adicional y el huevo.

Coger un poco de masa y formar bolas de aproximadamente 3 cm de grosor. Colocar las albóndigas en una bandeja para horno forrada con papel vegetal, e introducirlas en el horno durante unos 25 a 30 minutos, hasta que estén firmes y ligeramente doradas.

Servir las albóndigas calientes con salsa marinara.