Albóndigas en salsa

Cómo hacer albóndigas en salsa

Albóndigas en salsa blanca

Albóndigas en salsa blanca

Esta receta es muy típica de los países escandinavos, y cada vez están más presentes aquí gracias a Ikea, donde se pueden degustar estas albóndigas en su restaurante. La salsa es muy sencilla, pues es como una bechamel pero con caldo de carne y nata.

Ingredientes para hacer 22 albóndigas

Para las albóndigas:

  • 45 gr de pan rallado
  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 1/2 cebolla pequeña picada
  • 1 diente de ajo picado
  • 1 pizca de pimienta negra molida
  • 1 cucharadita de sal
  • 60 ml de leche
  • 1/2 cucharadita de salsa Worcestershire
  • 350 gr de carne picada de una mezcla de ternera y cerdo
  • 1 huevo M
  • Aceite

Para la salsa:

  • 1 cucharada de mantequilla sin sal
  • 1 cucharada de harina
  • 180 ml de caldo de carne (bajo en sodio)
  • 1/2 cucharadita de salsa Worcestershire
  • 30 ml de nata líquida para cocinar
  • Sal y pimienta negra molida, al gusto
  • 1 cucharada de perejil fresco picado (opcional)

Preparación

Empezamos preparando las albóndigas. Para ello ponemos el pan rallado en un bol y lo reservamos.

Calentamos la mantequilla en una sartén a fuego medio hasta que se derrita y añadimos la cebolla muy picada, el ajo, la pimienta negra y la sal. Lo sofreímos, revolviéndolo, hasta que estén suaves, unos 5 minutos.

Incorporamos la leche y la salsa Worcestershire, aumentamos la temperatura y dejamos que hierva, para después bajar la temperatura al mínimo.

Vertemos la mezcla de leche sobre el pan rallado y revolvemos todo hasta que se forme una pasta que tendrá que enfriar antes de incorporar los demás ingredientes.

Una vez frío, agregamos la carne picada y el huevo, y lo volvemos a mezclar todo hasta que todos los ingredientes estén completamente integrados.

Cubrimos el bol con film y lo dejamos en la nevera por lo menos durante 1 hora. Mientras tanto, vamos preparando una bandeja de horno forrada con papel de horno.

Una vez que ha pasado la hora, sacamos la masa de la nevera y nos disponemos a formar bolitas con ella, de aproximadamente 3-4 cm de diámetro. Que todas tengan el mismo tamaño para que se hagan uniformemente.

Depositamos las bolitas en la bandeja de horno y lo precalentamos a 200º C. Introducimos las albóndigas en el horno durante 20 minutos, hasta que estén cocinadas.

Mientras están haciéndose las albóndigas, podemos preparar la salsa. Para ello, derrite la mantequilla en una sartén a fuego medio y, cuando empiece a chisporrotear, agrega la harina para que se dore durante 1 minuto, removiéndolo de vez en cuando.

Incorporamos el caldo y la salsa Worcestershire, removemos todo y dejamos que se cueza a fuego lento. Después, agregamos la nata y las albóndigas (que ya están cocinadas), lo removemos y continuamos con la cocción hasta que la salsa espese, unos 10 minutos. Sazonamos con sal y pimienta negra, espolvoreamos el perejil por encima y lo servimos.