Albóndigas en salsa

Cómo hacer albóndigas en salsa

Albóndigas veganas

Albóndigas veganas

¡No hay nada como un clásico plato italiano! Y esta receta de albóndigas veganas es exactamente eso (menos la carne, los huevos y el queso, claro).

Si quieres probar una auténtica delicia vegana, y muy simple (requiere sólo 10 ingredientes, métodos simples, y menos de 1 hora para prepararlo), prueba y acertarás seguro.

Una vez que las albóndigas estén formadas, sólo una cuestión de recubrirlas, freírlas y acabar de hornearlas mientras se preparan los acompañantes. Lo mejor es bañarlas en una salsa marinara, otro clásico italiano.

¡El resultado final es asombroso!

Ingredientes

  • 1 huevo vegano (1 cucharada de harina de linaza + 2,5 cucharadas de agua)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 3 dientes de ajo, picados
  • 22 gr de Panko
  • 20 gr de albahaca fresca, picada
  • 36 gr de tomates secos picados
  • 26 gr de queso parmesano vegano
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharada de orégano seco (opcional)
  • 425 gr de garbanzos cocidos, lavados y escurridos

Para el recubrimiento:

  • 2 cucharadas de queso parmesano vegano
  • 3 cucharadas de Panko

Elaboración

Precalentamos el horno a 190º C y preparamos el huevo vegano mezclando la harina de linaza y el agua.

Ponemos una sartén a calentar a fuego medio y añadimos 1 cucharada de aceite de oliva. Cuando esté caliente, agregamos el ajo picado hasta que se dore ligeramente, unos 3 minutos.

Lo retiramos del fuego y dejamos que enfríe. Luego añadimos el ajo con el huevo vegano y lo picamos todo junto en un procesador de alimentos.

Agregamos el Panko, la albahaca, los tomates secos, el queso parmesano vegano, un poco de sal, orégano seco y 1 cucharada de aceite de oliva.

Volvemos a triturarlo todo hasta que no queden trozos grandes. Agregamos los garbanzos enjuagados y escurridos, y lo trituramos todo de nuevo, hasta que se forme una masa moldeable.

No queremos que los garbanzos se conviertan en una pasta, pero tampoco queremos encontrarnos trozos demasiado grandes.

Probamos la masa y ajustamos los condimentos si es necesario, añadiendo un poco más de albahaca, sal y Panko.

Cogemos 1 cucharada de masa y le damos forma con las manos, hasta formar alrededor de 15 albóndigas. A continuación, pasamos las albóndigas por la mezcla de Panko y queso parmesano vegano para cubrirlas.

Calentamos abundante aceite de oliva a fuego medio en una sartén, y cuando esté bien caliente, freímos las albóndigas en dos tandas para que no se amontonen al freírlas.

Dejamos que se doren durante 5 minutos, primero por un lado, y luego por el otro, bajando la temperatura si es demasiada. Sacamos las albóndigas y las ponemos sobre una bandeja para horno, para hornearlas durante 15 minutos.

Una vez que las albóndigas tengan un bonito color dorado y estén firmes al tacto, las retiramos del horno, dejando que enfríen brevemente antes de servirlas junto con la salsa marinara.

Las albóndigas que sobren, las guardamos en el frigorífico durante 3-4 días, aunque es mucho mejor comerlas en el día. También se pueden congelar, una vez fritas se pueden guardar en una hoja de papel vegetal hasta que estén completamente firmes, y luego las transferimos en una bolsa para congelar.

Para descongelarlas, las metemos en el horno durante 15 minutos y estarán listas para comer.