Especial Albóndigas en salsa

Cómo hacer albóndigas en salsa

Albóndigas de avena

Si quieres introducir avena en tu dieta diaria y la de tu familia de una forma original, nada como esta receta de albóndigas veganas.

Bueno, hay muchas maneras de hacer albóndigas sin carne: con varios granos, vegetales, frijoles y legumbres. Para obtener la textura perfecta de la carne, he usado una combinación de avena, champiñones y garbanzos.

Albóndigas de avena

Este combo no sólo crea una gran textura, sino que también agrega humedad para que las albóndigas no queden secas. Y funciona también para el resto de platos con carne picada.

Para ligarlo todo, ha utilizado combinación de avena, pan rallado y semillas de lino molidas, que agregan una textura agradable al conjunto.

Como se puede ver, no frío las albóndigas, sino que las horneo, para que no tengan calorías de más. Vale con introducirlas en el horno durante unos minutos para que se hagan por dentro, y luego se pueden cocer junto con la salsa durante unos minutos más.

Y si tienes una freidora sin aceite, también puedes cocinarlas ahí. Solo un consejo para ambas soluciones: No sobrecargues la bandeja o el cesto para que tengan espacio suficiente para cocinarse y dorarse por todos los lados.

Y como acompañante, sirve una simple y deliciosa salsa de tomate casera, o una salsa amarilla con cebolla y ajo.

Tiempo de preparación: 15 minutos

Tiempo de cocción: 40 minutos

Tiempo total: 55 minutos

Raciones: 6 personas (entre 30 y 32 albóndigas)

Ingredientes

  • 2 cucharadas de harina de lino molida + 5 cucharadas de agua
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cebolla pequeña, cortada en cubitos
  • 4 dientes de ajo, picados
  • 340 gramos de champiñones picados
  • 2-3 cucharaditas de mezcla de especias secas (oregano, perejil, albahaca, etc.)
  • 2 cucharadas de salsa de soja o tamari
  • 425 gramos de garbanzos cocidos bien escurridos, pero NO aclarados
  • 120 gramos de copos de avena
  • 45 gramos de pan rallado
  • 2 cucharadas de salsa Worcestershire (una variedad vegana)
  • 2 cucharadas de concentrado de tomate
  • Sal y pimienta negra al gusto

Instrucciones

  1. Precalienta el horno a 200 °C y forra una bandeja para el horno con papel vegetal.
  2. Mezcla la linaza y el agua en un recipiente pequeño. Deja que repose durante 10 minutos, se espesará y se gelificará un poco.
  3. Calienta el aceite en una sartén grande a fuego medio. Agrega la cebolla y sofríela hasta que se ablande y se dore ligeramente. Aproximadamente 3-5 minutos.
  4. Agrega el ajo y sofríelo durante 1 minuto. Ahora añade las especias y saltéalo durante 30-60 segundos, hasta que esté fragante.
  5. Incorpora los champiñones y saltéalos hasta que estén suaves y ligeramente dorados. Continua la cocción de 5 a 7 minutos hasta que reduzcan su tamaño y suelten todo el agua. Al final la sartén tiene que estar seca. Vierte la salsa de soja y cocínalo 1 minuto. Retíralo del fuego.
  6. Tritura los garbanzos en un procesador de alimentos hasta descomponerlos. Ahora añade la mezcla de champiñones, la avena, el pan rallado, el huevo de lino, la salsa Worcestershire, el concentrado de tomate, la sal y la pimienta al procesador.
  7. Tritúralo hasta que todo esté bien mezclado y se forme una pasta (aproximadamente 30-60 segundos). No lo tritures completamente, deja que tenga algo de textura.
  8. Prueba y añade más condimentos si es necesario. Pon la mezcla destapada en el congelador durante 20-30 minutos (o en el frigorífico durante 1-2 horas).
  9. Retira la mezcla del congelador y forma bolas con las manos. Para que todas tenga un tamaño similar, utiliza aproximadamente 1 cucharada y media de mezcla para cada albóndiga.
  10. Colócalas en la bandeja para el horno y úntalas con un poco de aceite para que no se peguen. Hornéalas durante 30-40 minutos hasta que estén doradas y el exterior esté seco y firme.
  11. Dale la vuelta a cada albóndiga a mitad de cocción y retíralas del horno cuando estén cocinadas. Deja que enfríen durante 10 minutos en la bandeja para hornear. Esto ayudará a que se mantengan firmes. Ya puedes servirlas.

Notas

Si no tienes un robot de cocina o procesador de alimentos grande, es posible que tengas que trabajar en dos veces. Antes de hacerlo, deberás de mezclarlo en un recipiente.

Si no tienes un robot de cocina o procesador de alimentos, todavía puedes hacer las albóndigas. Sin embargo, serán más frágiles y pueden agrietarse un poco más. No podrás calentarlas en una salsa.

Necesitarás picar los champiñones, cortar las cebollas en dados finos, machacar los garbanzos con un triturador de patatas y triturar la avena en un molinillo o usar salvado de avena. Mezcla bien todos los ingredientes en un recipiente y seguir los demás pasos de la receta.

Se pueden congelar fácilmente una vez horneadas. Sólo hay que guardarlas en un recipiente hermético y congelarlo hasta durante 3 meses.

Porciones: 30 albóndigas
Tiempo de preparación: 40 minutos
Tiempo de cocinado: 15 minutos
En total, está listo en: 55 minutos