Albóndigas en salsa

Cómo hacer albóndigas en salsa

Albóndigas en salsa española

Albóndigas en salsa española

No es sólo otra receta de albóndigas, con 2 pequeños cambios en la receta habitual, conseguirás unas albondigas super jugosas, extra suaves y con una salsa española que alucinas. Todo el mundo querrá repetir.

¿Has pensado alguna vez lo sencillo que sería hacer las recetas en una olla programable GM? Es normal que de buenas a primeras no sepas de que te estoy hablando, por eso puedes consultar en ollagm-opiniones.com, las opiniones de los usuarios para que veas todo lo que te estas perdiendo.

Y por supuesto puedes hacer esta receta de albóndigas en salsa española, de la manera más rápida y sencilla, para que cuando llegues a casa, te encuentres la comida caliente ya preparada.

Pero vamos al lio, aquí está la receta de hoy.

Ingredientes necesarios para 4 o 5 raciones:

Para las albondigas.

  • 1 rebanada de pan, cortada en trozos pequeños, sin corteza
  • 1 cebolla rallada
  • 400 g de carne picada de ternera
  • 100 g de carne picada de cerdo
  • 1 huevo
  • Unas ramas de perejil fresco, finamente picado
  • 2 dientes de ajo, picados
  • 30 gramos de queso parmesano rallado
  • ¾ de cucharadita de sal
  • ¼ de cucharadita de pimienta negra
  • 1 y ½ cucharadas de aceite de oliva

Para la salsa española.

  • 50 ml de aceite virgen extra
  • 1/2 cebolla picada finamente
  • 2 dientes de ajo picados
  • 2 zanahorias en rodajas
  • 2 tomates rallados
  • 1/2 pimiento verde picado
  • 100 ml de vino blanco seco
  • Medio litro de agua
  • 1 cucharada de perejil picado
  • 1 pizca de clavo molido
  • Sal y pimienta al gusto

Elaboración:

Junta el pan y la cebolla rallada en un recipiente grande. Mézclalos para que el jugo que suelta la cebolla empape las migas de pan.

Añade la carne picada, el huevo, el perejil, los ajos, el queso y sazónalo con la sal y la pimienta negra. Utiliza las manos para mezclar todos los ingredientes entre sí hasta tener una masa manejable.

Coge una cucharada colmada de masa y redondéala con las palmas de las manos suavemente para formar una bola. Puedes ponerte un poco de harina en las manos para que no se nos peguen. Repite este proceso con el resto de la masa.

Calienta el aceite de oliva en una sartén grande antiadherente, y fríe las albondigas a fuego medio-alto hasta que cojan un tono marrón por toda la superficie (yo las dejo unos 5 minutos).

Cuando estén doradas (pero no cocidas) sácalas a un plato. A continuación, prepara la salsa. En la misma sartén en la que has frito las albondigas, vierte el aceite y caliéntalo a fuego medio.

Añade la cebolla finamente picada, el ajo picado, las zanahorias en rodajas, el pimiento picado y los tomates rallados y deja que se pochen durante unos minutos hasta que todos los ingredientes estén blandos.

Vierte el vino blanco y el agua, incorpora las albondigas (y los jugos que se han depositado en el plato), y deja que se cocine todo a fuego lento durante 45 minutos, o hasta que el líquido se haya reducido.

Ajusta la sal y la pimienta al gusto y añade el perejil picado y el clavo. Si quieres también puedes batir la salsa para que no haya trozos.

Nota.

El pan que he utilizado es de molde blanco, porque me parece que es el mejor para esto, pero se puede sustituir por otros panes. Puede utilizar el pan un poco duro.

La carne de cerdo es ligeramente más grasa que la carne de vacuno, por lo que incluir una pequeña cantidad de esta, ayuda a que esté más jugosa.

Sólo utiliza 100 gramos de carne de cerdo, porque tiene menos sabor que la carne de vacuno y no quiero diluir el sabor.