albondigasensalsa.es

Recetas paso a paso

Receta de albóndigas de mijo

¡Albóndigas de mijo deliciosas y listas en un abrir y cerrar de ojos! Suave textura y un aroma que conquista, esta receta vegetariana es un éxito rápido y seguro. Personalízalas a tu gusto y disfruta de un plato sano y lleno de sabor.

Beneficios del mijo en tu dieta

¡Descubre el supergrano que revolucionará tus comidas! Desde que incorporé el mijo en mi dieta, cada bocado es una aventura llena de sabor y nutrición. Este diminuto grano es una auténtica joya: rebosante de nutrientes y sorprendentemente bajo en calorías. ¿Quién dijo que comer sano era aburrido?

¿Eres vegetariano o vegano y te preocupa obtener suficiente proteína? El mijo ha sido mi salvación. Desde que lo añadí a mis platos, me siento más fuerte y con más energía que nunca. Es más, el mijo y yo tenemos una cita cada mañana en mi desayuno, y es que su versatilidad es asombrosa.

Y hablemos de energía sostenible. Con el mijo, olvídate de esos picos y caídas de azúcar que tanto nos agobian. ¿Sabías que en muchas culturas el mijo es un pilar en la alimentación?

En la India, por ejemplo, el mijo se usa en una infinidad de recetas, desde rotis hasta postres. ¡Es hora de que le demos la bienvenida a nuestras mesas también!

Te reto a que dejes volar tu imaginación en la cocina con el mijo. ¿Has pensado alguna vez en unas albóndigas de mijo al curry o en una paella de mijo?

Yo ya lo he probado, y te aseguro que el resultado es espectacular. Anímate a explorar y a compartir tus propias creaciones. ¡El mijo está esperando para ser el protagonista de tu próximo plato estrella!

Ingredientes necesarios

¿Listo para embarcarte en una aventura culinaria con sabor a mijo? Yo ya estoy preparando mi delantal, porque estas albóndigas de mijo son una auténtica revolución en mi cocina.

Receta de albóndigas de mijo

Aquí te dejo mi lista personal de ingredientes, esos que nunca faltan cuando me pongo manos a la obra para disfrutar de un plato que es puro amor.

  • Mijo – 200 g, seleccionado con cariño. Este pequeño tesoro dorado es el alma de nuestras albóndigas.
  • Calabacín – 1 mediano, cortado con entusiasmo para aportar suavidad y ese toque de huerto que tanto me gusta.
  • Cebolla – 1 pequeña, picada finamente, porque es el secreto para un fondo de sabor que te transportará a las cocinas de antaño.
  • Ajo – 2 dientes, para ese golpe de sabor que te hará decir "¡esto está increíble!"
  • Perejil fresco – un buen puñado, porque no hay nada como el aroma de las hierbas recién picadas para animar el espíritu.
  • Harina integral – 50 g, para dar cuerpo y alma a nuestras albóndigas, y un guiño a la salud con su aporte de fibra.
  • Huevo – 1, el lazo que une todos nuestros ingredientes en perfecta armonía.
  • Sal y pimienta – sazonados con alegría, porque son la esencia de la vida en la cocina.
  • Aceite de oliva virgen extra – un chorrito generoso, porque en mi casa no concebimos una cocina sin el oro líquido de nuestra tierra.

Te he contado mis secretos, pero ahora es tu turno de hacer magia. Si no comes huevo, una mezcla de chía con agua puede ser tu cómplice perfecto. Y si te atreves, añade un toque de curry para un viaje de sabores. ¡Experimenta y haz que esta receta hable de ti!

Pasos previos

¡Vamos allá con el mijo, ese gran desconocido! Te prometo que una vez le cojas el punto, se convertirá en un imprescindible en tu cocina.

Cocer el mijo

Te cuento mi secreto para un mijo perfecto: pon dos tazas de agua por cada taza de mijo y una pizca de sal.

Cuando hierva, baja el fuego y déjalo cocer despacito, que se tome su tiempo, unos 15 minutos. Verás que el mijo absorbe toda el agua y se vuelve tierno y esponjoso, ¡un espectáculo!

Preparar los vegetales

Con los vegetales, deja volar tu creatividad. Lávalos, pélalos si es necesario y córtalos como más te guste. Yo suelo picarlos bien finitos para que se mezclen de maravilla con el mijo.

Y aquí un consejillo: si te sobran, ¡guárdalos para una sopa o un salteado!

Elaboración de las albóndigas

¡Preparar albóndigas de mijo es un placer y un juego de niños! Yo me divierto mucho en este paso, porque es donde puedes dejar volar tu creatividad.

Primero, toma todos los ingredientes que hemos mencionado antes y mézclalos en un bol grande. Asegúrate de que el mijo esté bien cocido y suelto, para que las albóndigas mantengan su forma.

Una vez que tengas una mezcla homogénea, comienza a formar las albóndigas con las manos. A mí me gusta hacerlas del tamaño de una nuez, pero tú puedes elegir el tamaño que prefieras.

Receta de albóndigas de mijo

Si la mezcla se pega demasiado a tus manos, moja tus palmas con un poco de agua y verás qué fácil se hace.

Y aquí viene la parte divertida: ¿al horno o fritas? Si buscas una opción más ligera y saludable, te recomiendo hornearlas. Colócalas en una bandeja con papel de hornear y rocíalas con un hilito de aceite de oliva.

Si te inclinas por la versión frita, asegúrate de que el aceite esté bien caliente para que se doren rápidamente y no absorban demasiado aceite.

¡No te cortes en experimentar! A veces, añado especias como comino o pimentón para darles un toque diferente. Y si no puedes tomar gluten, reemplaza el pan rallado por copos de avena o almendras molidas. ¡Quedarán igual de exquisitas!

Receta

Albóndigas de mijo

Una receta saludable y deliciosa que sorprenderá a todos en la mesa.

Ingredientes

  • 200 g de mijo
  • 1 calabacín mediano
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • Un puñado de perejil fresco
  • 50 g de harina integral
  • 1 huevo
  • Sal y pimienta al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra

Instrucciones paso a paso

  • Comienza cocinando el mijo hasta que esté tierno y suelto. Déjalo enfriar un poco para poder manejarlo con las manos.
  • Ralla el calabacín y pica finamente la cebolla, el ajo y el perejil. Mezcla estas verduras con el mijo ya cocido.
  • Incorpora el huevo y la harina integral a la mezcla de mijo y vegetales. Condimenta con sal y pimienta al gusto.
  • Forma las albóndigas con las manos, haciendo bolas del tamaño de una nuez. Si la mezcla se pega demasiado en tus manos, puedes humedecerlas con un poco de agua.
  • Para cocinarlas, tienes dos opciones: si prefieres una versión más ligera, coloca las albóndigas en una bandeja de horno previamente engrasada y hornea a 180°C durante 20-25 minutos o hasta que estén doradas; si te inclinas por freírlas, calienta aceite de oliva en una sartén y fríe las albóndigas hasta que estén crujientes y doradas por fuera.
  • Sirve las albóndigas de mijo calientes, acompañadas de tu salsa favorita o una ensalada fresca.